Congreso de la Nación

Dictamen para el proyecto contra los barrabravas

El proyecto para aumentar las penalidades contra los barrabravas recibió dictamen hoy en un plenario de comisiones de la Cámara de Diputados, luego de que el oficialismo acordó con la oposición incorporar cambios al texto enviado por el Poder Ejecutivo, que incluyen la disminución de algunas penas para que estén en sintonía con el anteproyecto de Código Penal.
La iniciativa fue debatida esta mañana en un plenario de las comisiones de Legislación Penal, que preside Gabriela Burgos (UCR-Jujuy), y de Deportes, que encabeza Daniel Scioli (FPV-PJ), tras el cuarto intermedio al que pasó ayer por la noche esa reunión para avanzar hoy en mayores consensos.
Si bien varios bloques de la oposición pidieron postergar el debate para continuar analizando los cambios y tener un dictamen por unanimidad, ya que se presentaron varias disidencias –incluso de la Coalición Cívica- y observaciones al texto, el oficialismo ratificó su intención de avanzar esta misma tarde con el debate del proyecto en el recinto.
El proyecto de ley propiciado por el gobierno nacional fue incluido en la convocatoria a sesiones extraordinarias, tras los incidentes en ocasión de la postergada final por la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors.
Los principales cambios incorporados al texto estarán vinculados con disminuir algunas penas para que estén en sintonía con el anteproyecto de Código Penal, que enviará el próximo año el Gobierno, y se incorporaron además algunas cuestiones vinculadas con la prevención de este tipo de delitos.
Al abrir el plenario, Burgos precisó que algunas de las modificaciones tienen que ver con la existencia de una “desproporción” de las penas respecto con el Código Penal, y reiteró que el mensaje del proyecto es “atacar concretamente a estas organizaciones mafiosas y delictivas”, al sostener que “no son hinchas las personas que van a ver un equipo y generan actos de violencia, sino que forman parte de las barras que se alimentan de la violencia”.
Burgos sostuvo que para lograr mayores consensos se acordó en el dictamen de mayoría reducir los mínimos y máximos de las penas -muchas de las cuáles se volverán excarcelables-, a la vez que se quitaron algunos términos que despertaban ambigüedad, como el de “inmediaciones” a los estadios, las variables temporales y el concepto de “peligro”.
“Mantener la proporcionalidad establecida en las escalas penales no significa disminuir la decisión del Poder Ejecutivo de atacar e ir al centro de estas organizaciones”, aseguró la diputada de Cambiemos.
Desde el Frente Renovador, Carla Pitiot admitió que ese espacio tenía muchas observaciones al proyecto, pero destacó la recepción de las propuestas realizadas por los bloques de la oposición y puso de relieve la importancia de discutir este tema con “urgencia”, aunque “podríamos habernos dado un debate más completo”, y anticipó que impulsaría una disidencia parcial al texto.
Entre otras cuestiones, el proyecto establece que la venta de entradas falsas tendrá una pena de 6 meses a 2 años, mientras que se dispone prisión de 2 a 8 años si el delito fuese cometido por un organizador, protagonista o integrante de un grupo.
El proyecto fija penas de 6 meses a 2 años de prisión -si no resultare un delito más severamente penado- al que tuviere en su poder objetos cortantes, instrumentos contundentes, artefactos químicos, de pirotecnia, inflamables, asfixiantes o tóxico; o cualquier otro elemento que pueda ser utilizado para intimidar, ejercer violencia o agredir.
Y de 2 a 6 años de prisión para el que introdujere armas de fuego o artefactos explosivos sin la debida autorización.
Respecto a los cuidacoches, vulgarmente denominados trapitos, la iniciativa establece prisión de 1 a 6 meses a la persona que, cuando se desarrollen partidos de fútbol, ofrezca el servicio de cuidado de vehículos sin autorización, con pago a voluntad, en las inmediaciones del estadio, hasta dos 2 kilómetros de distancia, mientras que la pena será de prisión de 2 a 4 años cuando esa actividad se desarrollare con exigencia de una suma de dinero, fija o variable.
En cuanto a la prevención de este tipo de hechos de violencia se establece que el Consejo Federal de Seguridad en Espectáculos Futbolísticos, que funciona en la órbita del Ministerio de Seguridad, deberá proponer las políticas y acciones que optimicen la seguridad en el fútbol, y buscará coordinar y concertar las medidas necesarias para efectivizar las políticas.