Puerto deseado

A simple vista, el paisaje parece solitario y desolado. Sin embargo, al navegar sobre sus aguas, la vida sobre la costa comienza a llamar la atención.

Sobre la costa norte de la provincia de Santa Cruz, se extiende la Ria Desado, un accidente geográfico cuya historia comenzó hace millones de años.

A simple vista, el paisaje parece solitario y desolado. Sin embargo, al navegar sobre sus aguas, la vida sobre la costa comienza a llamar la atención. Corvoranes, pinguinos, lobos marinos, gaviotas y gaviotines se reúnen de a miles sobre las costas rocosas.

Allí, anidan más de 30 especies de aves marinas entre las que se destacan los Cormoranes. De las 6 especies existentes, 4 viven en la ria.

Dentro de esta gran diversidad natural, hay una especie que llegó a esta región hace muy poco tiempo: los pinguinos de penacho amarillo.

Apenas sobresaliendo del agua, el lomo de un delfín austral, parece avisar que la clave no está en la superficie, sino en las profundidades marinas.

En las aguas del Atlántico Sur se pueden encontrar muchas especies de peces que aprovechan las aguas bajas y ricas en alimentos.

Así como la rica abundancia oceánica atrae al mero y otras especies de peces y grandes crustáceos, estos animales atraen a las aves y a los mamíferos marinos. Lobos marinos y distintas especies de delfines eligen estas aguas para reproducirse.