Lectores

Somos lo que leemos

Existe una gran tradición de escritores que son a su vez grandes lectores. La literatura universal siempre ha dado cuenta de personajes que son lectores voraces. Leer como experiencia vital, como forma de conocer el mundo, pero sobre todo como manera de ser en el mundo. La lectura nos define. Estaremos siempre en deuda con aquellos que nos han enseñado a leer mejor. Los libros que leímos forman parte de nuestro universo afectivo y de nuestra educación, tanto intelectual como sentimental. Nuestro imaginario acerca del mundo en que vivimos se forma tanto por lo que experimentamos como por lo que leemos. Un poco somos lo que leemos.
La figura del lector en la Argentina está presente desde los primeros capítulos de nuestra historia. Si de algo puede jactarse nuestra identidad es de haber forjado una rica tradición lectora.

Se juega una nueva partida de Bibliómanos y esta vez Maximiliano Tomas y Eugenia Zicavo ponen a prueba sus libros sobre escritores que son también grandes lectores.

Maximiliano eligió “Con toda intención” de Charlie Feiling, “Contra la interpretación” de Susan Sontag, “Noticias de libros” de Gabriel Ferrater, “Literatura argentina y política” de David Viñas y “El último lector” de Ricardo Piglia.

“El secreto entre los rusos” de Matías Serra Bradford, “Petronille” de Amélie Nothomb, “El lector” de Bernhard Schlink, “Diario para un cuento” de Julio Cortázar y “La vida invisible” de Sylvia Iparraguirre, fueron las obras elegidas por Eugenia para este juego.

Los libros fueron sometidos a los cuatro movimientos iniciales del juego (Veto, Inamovible, Elección cruzada y Propio descartado) y al final, tras la Contienda de lectura, el actor Alejandro Müller eligió y leyó el texto ganador del juego: “El último lector”, obra de Ricardo Piglia.