En Vivo

“Las eliminatorias de Sudamérica son las más difíciles del mundo”

Uno de los máximos ídolos de River y un gambeteador exquisito, el Burrito Ortega pasó por Maratón 2017 para hablarnos de la actualidad albiceleste y su paso por la Selección.

Compartir

Debutó en la Selección Nacional cuando todavía no había cumplido dos décadas de vida y ya separaba las aguas entre quienes registraban que disponía de un talento genuino y quienes pronosticaban el rápido ocaso de un livianito inflado por el periodismo: hablamos del jujeño Ariel Arnaldo Ortega.

Ortega, ‘Orteguita’, el ‘Burro’, el ‘Burrito’, consumó sus primeras filigranas internacionales el 15 de diciembre de 1993 en el Orange Bowl de Miami, cuando Argentina venció por 2-1 a Alemania con un gol de Abel Balbo y otro de Hernán Díaz. ‘Orteguita’ había debutado en la primera de River el 14 de diciembre de 1991, versus Platense, como natural respuesta a la fascinación que había ejercido en Daniel Passarella, el director técnico que lo promovió y lo dotó de confianza del mismo modo que él, el ‘Kaiser’, había gozado de la confianza de ‘Pipo’ Rossi en el verano de 1974, cuando debutó nada menos que contra Boca en un amistoso jugado en Mar del Plata.

Entre aquel debut en el césped sintético de Miami y su despedida de la Selección hubo 87 partidos internacionales, un número que hace constar el natural de Ledesma entre los diez jugadores que más veces representaron al fútbol argentino, detrás de Javier Zanetti (145), Javier Mascherano (120), Roberto Fabián Ayala (115), Diego Simeone (106), Lionel Messi (105), Oscar Ruggeri (97) y Diego Maradona (91), pero delante de Gabriel Batistuta (78) y Carlos Tevez (76).

Tres mundiales jugó Ortega y en los tres Argentina amagó con estar para más y se quedó en el camino: en Estados Unidos ’94 saltó el doping positivo de Maradona, en Francia ’98 cayó ante Holanda en cuartos de final (la tarde de la despistada manera de entrar en la provocación del arquero Edwin van der Sar y propinar un cabezazo que redundó en la expulsión del jujeño) y en Corea-Japón 2002, cuando la máquina pergeñada por Marcelo Bielsa fue eliminada después de haber sido campeón en los pronósticos.

‘Orteguita’ formó parte de la medalla dorada en los Juegos Panamericanos de 1995 y de la medalla plateada de los Juegos Olímpicos de 1996. Si algo distinguió a ‘Orteguita’ es haber rendido en muy buen nivel en la Selección, incluso muchas veces por encima de su presente en su club de turno (sea en River, Valencia, Sampdoria, Parma, Fenerbahce), incluidos algunos partidos fantásticos y de ellos un par en la Copa del Mundo.

Un gambeteador exquisito, al dueño de una de las cinturas más prodigiosas de la historia del fútbol criollo, junto con Omar Orestes Corbatta, Angel Clemente Rojas y René Houseman.
Por la vía de esa cintura prodigiosa y de sus regates indescifrables, el ‘Burrito’ se despachó con una de las actuaciones individuales más brillantes de un jugador argentino en un Mundial en los tiempos del post Maradona: en Saint Etienne, por los octavos de final de Francia 98, bailó y humilló a la defensa inglesa.

Maratón 2017

Ver más