En Vivo

Jueces en comisión y fin a las retenciones

Junto al Diputado por el Frente para la Victoria Eduardo "Wado" de Pedro analizamos la coyuntura política tras los primeros días de gobierno de Mauricio Macri.

Compartir

Junto al Diputado por el Frente para la Victoria Eduardo “Wado” de Pedro, analizamos la coyuntura política tras los primeros días de gobierno de Mauricio Macri.

La eliminación de las retenciones y sus consecuencias, las presiones empresariales para reducir el valor real de los salarios, y la designación en comisión de dos jueces para la Corte Suprema, marcan el ritmo de un coalición que llegó al gobierno con un discurso de campaña que ponía en valor el republicanismo, el respeto a las instituciones y el progreso personal de los argentinos, pero que en la práctica inició su mandato gobernando por decreto y tomando medidas que llevan a la concentración en la distribución del ingreso.

El Presidente Macri nombró dos jueces de la Corte Suprema mediante un mecanismo que le permitió designarlos en Comisión, sin pasar por el Senado. En una medida sin precedentes en nuestra historia moderna, Macri marcó así una grave violación al republicanismo en Argentina. Ante este panorama, Wado de Pedro sostiene que “son fuerzas políticas que llegan con un discurso republicano, de respetar las instituciones, un discurso de generar consensos, diálogo… la estrategia fue buena, entrar con un discurso más suave y luego gobernar sin ver la Constitución, sin respetar procedimientos, sin respetar a la Presidenta de la Nación saliente”. Además, en comunicación telefónica Héctor Recalde, jefe de bloque de Diputados del FpV, sostiene que “esto pasó todos los límites de la República, incluso de la Democracia”.

Mauricio Macri anunció la eliminación de las retenciones a las exportaciones del agro. “Tenemos que dejar de ser el granero del mundo para ser el supermercado del mundo”, afirmó el Presidente. Y pidió un compromiso a los productores del agro: “Si hay más ganancias, hay que pagar con alegría más impuesto a las Ganancias, porque ese impuesto es solidario”. Mientras figuras de la Sociedad Rural Argentina como Luis Etchevehere y Hugo Biolcati se mostraron satisfechos con la medida, el ex integrante de Federación Agraria Pedro Peretti se mostró crítico con la eliminación de las retenciones. Peretti explicó que la Argentina tiene 59.000 productores de soja, pero que sólo 1700 producen el 50% del total, y afirmó que con el decreto presidencial “le vamos a transferir una cantidad fabulosa de dinero a no más de 1500 empresas, megaempresas y superproductores concentrados. Esa devaluación con quita de retenciones es una tranferencia de ingresos brutal, pero no al sector agropecuario, sino a una pequeña porción, que tiene la soja disponible en grano hoy, del sector agropecuario”. En nuestros estudios, el Diputado Nacional Eduardo “Wado” de Pedro explica de qué modo el Gobierno va a compensar la pérdida de ingresos que el fin de las retenciones supone para el Estado Nacional. “Van a quitar el subsidio a las tarifas, lo que significa muchísima plata menos. Son 110 mil millones de pesos que hoy van a los subsidios… Esta es la compensación que hacen ellos. El usuario de su bolsillo vuelve a financiar al Estado. Esta baja de retenciones hace que suba la carne, el pollo, el aceite, el pan. Y esta transferencia también tiene una vuelta porque ese bache se llena con todos los argentinos pagando más la luz, más el gas”, afrima Wado.

Además, mientras 678 sigue en medio del debate sobre la libertad de expresión, miles de personas se autoconvocaron en todo el país para defender la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. Mirtha Legrand se quejó de que 678 sea crítico con el gobierno y el Ministro de Cultura Pablo Avelluto sigue sosteniendo que el programa no debe continuar en el aire. Ernesto Tenembaum, por su parte, describió el programa como “una madriguera” y Luis Majul dijo que “no es un programa periodístico, es un programa de propaganda que podría tener el franquismo, el fascismo, incluso el nazismo. Se dedicó a perseguir gente, a instigar a la violencia”. Pero tambièn se levantaron las voces amigas, y Víctor Hugo Morales sostuvo que “678 va a ser una necesidad. Esa plaza que gritaba ese nombre, dentro de 7 u o 8 meses va a sentir que no tiene salida, que no tiene válvula de escape. No se va a poder vivir de tanto cinismo si no lo van a poder refutar”.

6,7,8

Ver más