En Vivo

“Tenemos que debatir cómo desarrollar este país”

El presidente de Argentina entre 2002 y 2003, Eduardo Duhalde conversó a fondo sobre su mandato con Gabriela Fernández Meijide y reflexionó acerca de la situación actual del país.

Compartir

El político, abogado y escribano Eduardo Alberto Duhalde nació el 5 de octubre de 1941. Hijo de Tomás Duhalde Gorostegui y María Esther Maldonado Aguirre, participó activamente en la vida política desde muy temprana edad militando en el Partido Justicialista. Se recibió de abogado en la Universidad de Buenos Aires en 1970 y años más tarde ocuparía el cargo de Concejal y luego el de intendente de, su ciudad natal, Lomas de Zamora. Al terminar su mandato fue electo diputado nacional.

Además, fue vicepresidencia de la Nación durante el primer mandato de Carlos Saúl Menem y renunció a este cargo para asumir como gobernador de la provincia de Buenos Aires. Entre 2002 y 2003 fue nombrado presidente de la Nación por aplicación de la Ley de Acefalía.

En #CadaNoche, Duhalde conversó junto a Graciela Fernández Meijide con quien debatió sobre el gobierno actual y el papel del presidente. Además, reflexionó acerca de su mandato, del kirchnerismo y del peronismo. Sobre éste último sostuvo que “El peronismo está en el peor momento de su Historia. Voy a tomar la conducción del justicialismo, no tengas dudas, si Dios me da salud, lo voy a hacer. Lo voy a conducir a su reconstrucción: primero a nivel provincial”.

Duhalde Dixit

“La gobernanza moderna es compleja. Nada tiene que ver con el gobierno de hace 20 o 30 años, estamos en una etapa de gran velocidad de cambio, con irrupción tremenda del crimen organizado y de las redes sociales”

“No me gustaría estar en los pantalones del Presidente porque es una montaña rusa donde todos los días tenés problemas de todo tipo en una región con muchos problemas”

“Los que creemos en la democracia, cuando elegimos un Presidente para cuatro años, sabemos que lo deseable es que haga una buena elección intermedia porque si no empiezan los problemas que redundan en problemas para todos”

“El gobierno hizo una buena elección, tampoco es para tirar tantos papelitos. Cristina es la última elección en la que va a participar: el reloj de la Historia no camina para atrás”

“Hay mucha gente que va a votar a este gobierno, no porque le guste, sino porque está horrorizado con lo que pasó en el gobierno anterior”

“Tenemos que debatir cómo desarrollar este país, si no, lo van a tener que resolver nuestros nietos”

“Es imposible en una sociedad tan enojada, como también ocurre en toda Latinoamérica y en Europa, no ir con el gradualismo. Hay que ir despacio para que no paguen el pato los más perjudicados”

“El gobierno tiene que olvidarse de la Pobreza Cero y decir que vamos con la Indigencia Cero. En dos años eso se puede lograr, no hacen falta frases grandilocuentes”

“El peronismo está en el peor momento de su Historia. Voy a tomar la conducción del justicialismo, no tengas dudas, si dios me da salud lo voy a hacer. Lo voy a conducir a su reconstrucción: primero a nivel provincial”

“La estructura del radicalismo está en todo el país: en todos los pueblos hay semillas radicales. Faltan los germinadores, quizás no se vea ahora una figura como la de Alfonsín, pero tiempo al tiempo”

“Hay que recuperar los partidos políticos porque si no vienen los outsiders de la política, que no garantizan que las cosas funcionen”

“No estoy de acuerdo en las prioridades que se fijó el PRO, pero ¿quién soy yo para juzgarlo? Hay que tratar de ayudar, lo demás no es democrático”

“En junio de 2001 le llevamos a De la Rúa el ‘modelo productivo’ que armamos con Alfonsín para darle una salida distinta. Terminamos sugiriéndole que había que firmar el certificado de defunción de la convertibilidad, y estábamos dispuestos a acompañar el aterrizaje de ese avión”

“Yo ni en broma quería estar ni siquiera en la línea sucesoria en 2001, ¿sabés por qué? Por egoísmo. Yo argumentaba que no estaba porque era desestabilizante; lo cierto es que yo no quería estar”

“El co-gobierno es absolutamente posible. Es difícil, pero ¿qué otra cosa puede hacer un político más que crear escenarios que no se crean solos?”

“Es muy débil la conciencia política de la necesidad de encontrarnos”

“Mi presidencia fue un momento muy difícil. Pero yo tenía a Don Raúl, tenía a la Iglesia, tenía a los trabajadores asustados y a los empresarios aún más asustados”

“Roberto Lavagna fue el último gran ministro de Economía que tuvo la Argentina”

“Yo cuando asumí pedí un gran gobierno de unidad. Tenía tres objetivos: mantener la democracia, pacificar el país y lograr el modelo productivo en el país, y después me iba a ir”

“No me fui por el asesinato de Kosteki y Santillán: lo de ellos fue un golpe muy duro. Fue una cacería: lo dije enseguida”

“Lo de Kirchner lo sentí como una defraudación. La prensa lo trataba como el Chirolita de Duhalde, y eso es muy deteriorante para quien está asumiendo. Pampuro me ofreció un cargo diciéndome que me iba a llenar de plata, y empecé a pensar que este muchacho tenía un problema: una adicción al dinero. Yo le tenía aprecio, pero no esperaba esa caracerística”

“Chávez, a nivel internacional, ha sido la persona con la que mayor trato tuve. Tejí una relación muy buena, a él le gustaba discutir”

Cada noche

Ver más