En Vivo

Aprender es posible, a cualquier edad

Una serie de estudios en el cerebro de adultos mayores realizados por un científico argentino radicado en Estados Unidos refutan que esa población tenga menos capacidad de aprender.

Compartir

A pesar del prejuicio de que las personas mayores tienen menor capacidad de aprendizaje, diversas investigaciones demuestran que esta población presenta actividad en regiones del cerebro inactivas en adultos jóvenes, lo que permitiría compensar la disminución en otras áreas que se utilizan durante la etapa previa de la vida, afirmó el neurocientista Roberto Cabeza, de la Universidad de Duke, Estados Unidos.
En su paso por Argentina para participar del Seminario Internacional en Envejecimiento organizado por el Hospital Italiano de Buenos Aires, Cabeza dijo que “investigaciones de los últimos 20 años demostraron que existen cambios en los patrones cerebrales de las personas mayores que compensan la reducción de actividades de las regiones que se utilizan durante la juventud”.

El especialista, que es argentino pero reside desde 2001 en Estados Unidos, explicó que las investigaciones llevadas adelante en su laboratorio en la Universidad de Duke se basaron en el estudio de las imágenes con el objetivo de indagar las fases cerebrales de la memoria.
“Tanto en nuestros estudios como en otros se encontraron tres tipos de cambios en el funcionamiento cerebral: por un lado, tienen un mayor desarrollo de las regiones frontales; por otro, tienen un desarrollo de actividad en regiones de ambos hemisferios, es decir que para una tarea en la que los jóvenes usan un sólo hemisferio, las personas mayores usan los dos”, detalló Cabeza.
“El tercer cambio es más sutil y tiene que ver con que en la zona del lóbulo temporal medio, en lugar de usar el hipocampo, tienen actividad en otras regiones”, agregó al respecto de la actividad cerebral en los adultos mayores.
Cabeza, indicó, además, que “en el proceso de aprendizaje se diferencia la inteligencia fluida de la cristalizada; y en el caso de las personas mayores si bien existe una reducción de la velocidad, lo que influiría en su inteligencia fluida, el conocimiento acumulado que comprendería su inteligencia cristalizada actúa a modo compensatorio”.
El neurocientista recordó que “numerosas investigaciones arrojaron que quienes presentan menor reducción de la capacidad cognitiva son las personas mayores que han tenido durante su vida un mayor educación, vida social y, por sobre todo, que realizan y realizaron actividad física”. Sobre este último aspecto, Cabeza destacó que “los beneficios de la actividad física sobre el organismo son múltiples y entre ellos se comprobó que ayuda en el mantenimiento de la estructura cerebral, incluyendo la materia prima blanca, que son las fibras que protegen las neuronas”.

Entre 2015 y 2050, la proporción de la población mundial con más de 60 años pasará de 900 millones a 2000 millones, lo que representa un aumento del 12% al 22%, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).


Adultos mayores que aprenden

El programa Juventud Acumulada recorre la vida personal y profesional de aquellas personas de la tercera edad que se interesan por seguir aprendiendo y les da un espacio para contar sus historias de vida en primera persona.

Héctor Pena

Emilce Cassinelli

Marta Álvarez Rea


Fuente: Télam – Agencia Nacional de Noticias

Sociedad

Ver más