En Vivo

#8M: “Si nosotras paramos, el mundo para”

El evento cuenta con la participación activa de mujeres de 57 países y su consigna es clara: terminar con la desigualdad y la violencia de género a nivel global.

Compartir

Este año, el Día Internacional de la Mujer se suma a un movimiento mundial sin precedentes por los derechos, la igualdad y la justicia de las mujeres. El acoso sexual, la violencia y la discriminación contra las mujeres han acaparado los titulares y el discurso público, con una creciente determinación a favor del cambio.

Mujeres en todo el mundo luchan cada día para conseguir un futuro que sea más igualitario. Esta acción se ha manifestado en forma de campañas mundiales, incluido el movimiento #NiUnaMenos surgido en nuestro país contra los femicidios, el #MeToo en los Estados Unidos de América y sus reflejos en otros países, como protesta contra el acoso sexual y la violencia, por ejemplo: #YoTambién en México, España y América Latina, entre otros lugares, #QuellaVoltaChe en Italia, #BalanceTonPorc en Francia #Ana_kaman en los Estados Árabes y tantas otras iniciativas, abordando cuestiones que incluyen desde la igualdad salarial hasta la representación política de las mujeres.

El lunes 3 de octubre de 2016, miles de mujeres polacas, que estaban llamadas a la huelga, se vistieron de negro y se concentraron frente al Parlamento en defensa del aborto. El partido nacionalista Ley y Justicia pretendía prohibirlo y castigar con penas de cárcel a las mujeres y a los médicos que los practicaran. Hasta ese momento, la interrupción del embarazo estaba permitida en tres supuestos: malformaciones, violación o riesgo para la madre. Miles de mujeres vestidas de negro le dieron cuerpo al denominado “Lunes Negro”, e incluso varias empresas polacas dieron el día libre a sus empleadas en solidaridad con la protesta, que a través de las redes sociales había pedido a todas las mujeres del país “ausentarse del trabajo, alegar enfermedad o cualquier otro pretexto” para sumarse a las marchas. Las calles de Varsovia se llenaron de mujeres y la imagen no sólo dio la vuelta al mundo, sino que los hombres del gobierno decidieron reflexionar sobre las modificaciones punitorias.

Con el antecedente polaco, el 8 de marzo pasado llegó el Paro Internacional de Mujeres. El #8M será el segundo consecutivo de este tipo en la historia con la participación activa de mujeres de 57 países. Agrupaciones, colectivos, redes, grupos, gremios y ONG de todo el mundo, aún con realidades muy diversas, organizan de forma autoconvocada el #8M que va desde Buenos Aires a Roma, desde Madrid hasta el Kurdistán, con posiciones urgentes contra los femicidios, la brecha salarial, el acoso, la violencia machista, el techo de cristal (acceso a puestos de poder en las empresas) y la desigualdad en las sociedades patriarcales.

Las calles de las principales ciudades serán escenarios para levantar banderas por los derechos, por la igualdad salarial y por el acceso al aborto legal, seguro y gratuito.

Las consignas feministas estallaron en las redes sociales como contraseñas compartidas: #WeAreEverywhere, #NosParamos; #HuelgaFeminista, #MiCuerpoMidecisión #SoyUnCuerpoEnLibertad, #FeminismoInclusivo y #WeStrike, entre muchas otras.

El paro se llevará a cabo en en Argentina Brasil, Canadá, Chile, Colombia, El Salvador, España, Italia, Francia, Guatemala, Honduras, Estados Unidos, Venezuela y México; en Alemania, Polonia, Corea del Sur, Australia, Tailandia, Ucrania, y la lista sigue.

Las primeras huelgas de mujeres se remontan a 1975 en Islandia donde el paro de mujeres reclamaba igualdad salarial. Cinco años después, Vigdis Finnbogadottir, una madre soltera, se convirtió en la primera presidenta en Europa y la primera en el mundo elegida democráticamente.

“Si nuestras vidas no valen, produzcan sin nosotras”, es otra vez el lema de la huelga traccionada, principalmente, desde América Latina y el Caribe, países en los que el grito de “Ni Una Menos, Vivas Nos Queremos” resuena en la región más desigual del mundo, donde se encuentran 14 de los 25 países del mundo con las tasas más elevadas de femicidio.

Sociedad

Ver más